¿Qué es el teletrabajo?

El trabajo que se realiza desde un lugar fuera de la empresa utilizando las redes de telecomunicación para cumplir con las cargas laborales asignadas.

Según la Real Academia de la Lengua Española, teletrabajo es: el trabajo que se realiza desde un lugar fuera de la empresa utilizando las redes de telecomunicación para cumplir con las cargas laborales asignadas. Dadas las circunstancias que nos atenazan y que nos han hecho replantear nuestra actividad diaria debido al confinamiento en casa por la alarma sanitaria, el teletrabajo se ha convertido en la única opción viable y factible para no frenar la actividad laboral y minimizar lo máximo posible el impacto en la economía de las empresas. ¿Pero cuál fue el origen del teletrabajo? ¿hasta dónde se remonta? 

¿Qué es el teletrabajo?

Origen del Teletrabajo

Su origen se remonta al pasado siglo XX, en concreto, a la década de los 70 en los Estados Unidos. La consecuencia de su nacimiento fue la crisis del petróleo provocada por los países pertenecientes a la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPEP) y algunos otros países productores del Golfo Pérsico, que decidieron no exportar más petróleo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra del Yom Kipur, que enfrentó a Israel con Siria y Egipto. Este boicot afectó de lleno a las economías del Estados Unidos y Europa Occidental. El aumento de precio del petróleo, unido a la gran dependencia que tenían las economías occidentales, provocó un fuerte efecto inflacionista y una profunda crisis económica debido al frenazo de la actividad industrial de los países afectados. 

Ante este escenario tan incierto y frente a una profunda crisis mundial, el físico norte americano Jack Nilles desarrolló un sistema llamado “telecommuting” que más adelante pasó a llamarse “teletrabajo”. La idea de Nilles surge ante la necesidad de buscar una solución que reduzca los gastos fijos de la empresa aseguradora en la que trabajaba. Su idea era optimizar al máximo los recursos con el mínimo coste para la empresa. ¿Pero cómo conseguirlo?

Nilles analizó todos los costes que asumía la empresa y llegó a la conclusión de que la deslocalización de sus trabajadores provocaría una reducción de costes fijos, además, un sistema de remuneración por objetivos llevaría a la empresa a obtener un incremento de la productividad de sus empleados. Para ello todos sus trabajadores se establecerían en sus casas y de modo remoto, conectando sus equipos a estaciones remotas cercanas a la empresa podrían estar en línea. Esta propuesta hizo que en menos de 12 meses la empresa tuviese un ahorro de costes fijos de 5 millones de dólares, aumentase la producción un 80% y la tasa de absentismo disminuyese de un tercio a registros del 0%. Estas medidas dieron oxígeno a la empresa y las consecuencias directas fueron que no se produjesen más despidos y que la empresa salvase la crisis. A raíz de la idea de Nilles, otras empresas adoptaron este sistema de “telecommuting” y de este modo comenzó la era y evolución del teletrabajo.

Evolución del teletrabajo, del cable a la nube

Sin lugar a dudas, la evolución del teletrabajo ha ido de la mano de la revolución tecnológica y digital. En este proceso el punto de inflexión que revolucionó la manera de comunicarse y de transcender la información fue la aparición de internet. Pero remontémonos a finales de los años sesenta, concretamente al año 1969 cuando Ray Tomlinson, científico informático de Cambridge, consiguió enviar el primer email, utilizando el @ para distinguir la información entre el nombre del remitente y el nombre de la red en la dirección de correo electrónico. Este hito no sería presentado en sociedad hasta 1972 aunque su uso no adquiriría notoriedad hasta la popularización del uso de internet. En el caso del padre del teletrabajo, Jack Nilles, el sistema de comunicación era bidireccional máquina con máquina, sin embargo a lo largo de su vida fue testigo del progreso tecnológico y de las nuevas formas de teletrabajo. 

Pero fue en 1989, Tim Berners, gracias al desarrollo de su nueva técnica para distribuir información en Internet, a la que llamó la world wide web, la que revolucionó la comunicación. Ya que permitía al usuario conectarse de un documento a otro en diferentes sitios de internet a través de hipervínculos. A partir de este momento la red se convertiría en un lugar común de encuentro para todo el mundo y gracias a su evolución tecnológica y digital en un nuevo universo lleno de posibilidades para teletrabajar. 

Dos apuntes más, a modo de curiosidad en este redescubrir la historia de la evolución tecnológica, hace justo ahora una década, en 2010, nacen los primeros ecommerces y en 2017 irrumpen en el mercado las tablets. Hitos que han marcado sin lugar a dudas dos nuevas corrientes dentro del teletrabajo, por un lado la conectividad ilimitada y por otro lado, un nuevo mercado el online que ha favorecido la creación de nuevos sistemas de información y de nuevos perfiles profesionales. 

Teletrabajo del cable a la nube

El Futuro del Teletrabajo

Esta década que acabamos de comenzar, va a ser sin duda la década del teletrabajo, ya que la inmersión en un proceso de digitalización de la pequeña y mediana empresa es la única vía de supervivencia y de evolución que este tipo de estructuras empresariales tienen a corto o medio plazo. Cada vez más la globalización y las grandes compañías suponen una amenaza constante para estos modelos de empresa tradicionales, la especialización, el origen, la proximidad y el trato personalizado son los hechos diferenciales que las pymes tienen para poner en valor a través de la digitalización y de su mejor versión en la red. Este cambio inminente hará que muchos de los trabajos presenciales que actualmente tienen hoy lugar en las pymes, se puedan deslocalizar y por lo tanto darán paso al teletrabajo. 

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp