¿Cómo limpiar y desinfectar superficies de la oficina durante el COVID-19?

Existen distintas informaciones al respecto de cuanto tiempo permanece el coronavirus en diferentes superficies, pero lo cierto es que su duración es variable dependiendo de la temperatura y humedad del lugar donde se ubican los objetos.

Según el Ministerio de Sanidad desde el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias, la permanencia del coronavirus (causante de la enfermedad COVID-19) en superficies como cartón, acero inoxidable y plástico puede ir de 4 a 72 horas, siempre y cuando haya una temperatura de entre 21 y 23 grados centígrados y con una humedad relativa del aire del 40%.

En temperaturas de 22 grados centígrados y un 60% de humedad, se deja de presentar activo el virus tras 3 horas sobre superficie de papel (folio, pañuelo, etc.), de 1 a 2 días cuando se encuentra sobre madera, ropa o vidrio y más de 4 días cuando está presente sobre superficies de acero inoxidable, plástico, dinero en formato billetes y mascarillas quirúrgicas.

Por lo tanto, si nos ceñimos a las investigaciones publicadas por el Ministerio de Sanidad se hace imprescindible la limpieza y desinfección en profundidad a diario de nuestro espacio de trabajo. Una vez se está produciendo de modo escalado la incorporación de la población a sus centros de trabajo, y comienza de nuevo a haber una interrelación con distancia social y medias de seguridad como guantes, mascarillas, pantallas fáciles, etc. Se torna indispensable el incremento de la limpieza y desinfección de los espacios de trabajo para evitar contagios.

El objetivo es que a través de la limpieza y desinfección el coronavirus se inactive de forma eficiente, para ello los principales elementos químicos que ayudan a este fin son fundamentalmente el etanol al 62-71%, hipoclorito de sodio 0,1-0,5% y la solución de jabón líquido en concentración de 1:49.

Todos estos componentes químicos se encuentran en las formulaciones de muchos productos desinfectantes de uso habitual en la limpieza y de ellos el más conocido es el hipoclorito de sodio, popularmente conocido como lejía. La disolución en 1 litro de agua de 20ml de lejía es el higienizante y desinfectante más potente y adecuado para la limpieza diaria de las superficies de las oficinas.

limpieza de mobiliario de oficina

En la correcta desinfección de la oficina concurren dos ejes transversales que son el cuidado en las medidas de higiene del empleado puesto que el puede llegar a ser el portador y la desinfección de todas las superficies que son objeto de nuestra manipulación o uso a lo largo de la jornada laboral.

Los elementos más sensibles en el caso de trabajos administrativos o de todos aquellos que se desempeñan en una mesa frente a una pantalla es la desinfección de las superficies que tocamos constantemente, la mesa, teclado, ratón, pantalla, elementos de escritura, archivos, la silla de la oficina, brazos, asiento y respaldo, pomos de las puertas y todas aquellas superficies que son manipuladas a diario. Extremar las medidas de desinfección es la solución para erradicar el virus de los entornos de trabajo.

En las zonas de atención al cliente se recomienda el uso de mamparas separadoras de cristal o metacrilato, ya que confieren una barrera de separación capaz de reducir el riesgo de contagio. Estas mamparas además deben de desinfectarse diariamente con jelía al 2%, pulverizando la disolución sobre su superficie y retirándola con un trapo húmedo transcurridos dos minutos.

lejia desinfeccion de oficinas

La desinfección con lejía o con jabón sobre las superficies en las oficinas es muy recomendable que se haga con agua caliente, ya que la alta temperatura ayuda a su eliminación y en contraste con el aire, el secado de la superficie se produce mucho más rápido. Lo que facilita la disponibilidad del puesto de trabajo limpio y desinfectado casi de inmediato.

Es muy importante que en aquellas empresas que trabajan a turnos cada cambio de turno se efectúe una limpieza y desinfección del puesto de trabajo para evitar contagios. Así como se recomienda que a la llegada a casa la ropa se eche a lavar, con un lavado de agua caliente entre 56 y 75 grados y los zapatos o zapatillas deportivas se desinfecten con un paño con agua y lejía o agua y jabón. Así como un intenso lavado de manos y de cara con jabón.

Otro punto a tener en cuenta es que en la limpieza de superficies de la oficina con agua caliente y lejía (20 ml lejía x 1 l. agua) o agua y jabón la reposición o sustitución de esta disolución debe ser más constante, al igual que es muy importante que en cada renovación se enjuaguen muy a fondo las bayetas para que el proceso de desinfección sea pleno. 

Al igual que a la finalización de la jornada, los equipos de limpieza deben desinfectar e higienizar todo el material utilizado en la limpieza de las oficinas. De este modo, extremando la limpieza de materiales, superficies y equipos conseguiremos desarrollar nuestra actividad en un entorno más seguro.

Si deseas más información sobre el COVID-19 y de como protegerte frente al coronavirus puedes visitar la web de la Organización Mundial de la salud, que es una entidad autorizada para trasladar información contrastada y verificada sobre este tema.

Si te gusta, comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp